En ocasiones vemos las oportunidades que tenemos en las redes sociales y queremos abarcar demasiado, al grado de desaprovecharlas, de usarlas incorrectamente y como resultado evidente, solemos fracasar.

Desarrollar una correcta estrategia de social media puede ser algo muy complicado, pero no siempre tiene que ser así, es por ello que a continuación te daremos unos pequeños puntos a tomar en cuenta para hacerte la vida sencilla:

1. Visualiza una necesidad Toda idea de negocio debe partir de solventar una necesidad, de establecer una meta. Y no solamente de una necesidad hacia el usuario, sino también una necesidad personal la cual hay que saber identificar correctamente y establecer las medidas a tomar para solucionarlas.

2. Objetivos Una vez teniendo claras las metas, puedes establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo, de esta manera resulta sencillo conseguirlas. Ejemplos de estos objetivos pueden ser: incrementar ventas, posicionar tu marca, etc. Toda meta debe de ser cuantificable, medible y significativa.

3. Mercado meta ¿Quién es tu audiencia?, intenta centrar lo más posible tu contenido a ese público que quieres alcanzar, busca de qué manera tu marca les puede ofrecer todo lo que necesitan.

4. Presencia digital Es bueno querer contar con presencia en el ámbito social, pero hay que considerar qué papel juega tu marca y cuál es tu objetivo para esto. ¿Qué beneficios obtendrás? Es necesario investigar para lograr los mejores resultados.

5. Táctica Aquí es donde se ve de forma detallada las estrategias, (Ejemplo: costos), y cómo serán implementadas. Es altamente recomendable consultar a un experto en el tema, él te ayudará a centrar tus prioridades y desarrollarlas con expectativas reales. De igual forma hay que monitorear y dar un constante seguimiento a cada uno de tus contenidos para conocer su desempeño real.

Comodo SSL